Contingencia pura: ¿Y el impuesto a las personas?